Aislamiento térmico en el corcho proyectado

El aislamiento térmico es una de las propiedades que nos aporta el uso del corcho proyectado. Una de las características esenciales que posee cualquier material térmico es el llamado coeficiente Lambda (su proporción varía entre los valores de 0,025 – 0,065 W/mK), el cual hace referencia a la conductividad térmica. Esta cualidad es la que determinará el comportamiento térmico del material, en este caso, del corcho proyectado (0,034 W/mK). Cuanto menor sea su coeficiente, mejor aislante será el material.

El corcho proyectado, a pesar de poseer un espesor que apenas alcanza los 3 milímetros, es capaz de hacer frente a cualquier material aislante de hasta 2 centímetros de densidad. Es decir, destaca por ser un material que aísla cualquier temperatura del exterior, por lo que a pesar de sufrir de temperaturas extremas, el propio corcho nunca llegará a ser inferior a los 0º C ni tampoco será superior a los 35º C.

Este aislamiento de corcho, en la mayoría de los materiales, ve peligrar su efectividad debido a la humedad o al vapor de agua que constantemente están presentes en nuestra atmósfera, producidas por cualquier fenómeno externo, como por ejemplo, después de un día de fuertes lluvias o simplemente con el rocío de la mañana. Como hemos señalado, gran parte de los materiales aislantes que se usan en las construcciones poseen esta capacidad de absorción de las moléculas de agua presentes en el aire.

Sin embargo, el corcho proyectado, al no soportar la absorción de agua, es capaz de hacer frente a cualquier situación de humedad o de temperatura extrema, ya sea en invierno o en verano, durante una jornada de fuertes nevadas o de lluvias torrenciales, será el material perfecto para aplicarlo en todo tipo de construcciones o revestimientos de las fachadas de nuestra vivienda o empresa.

Aislamiento acústico del corcho proyectado

Muchas veces nos hemos encontrado en un ambiente en el cual necesitamos de la máxima concentración para trabajar, o simplemente, para poder dormir y descansar con tranquilidad sin que el ruido del exterior interrumpa y altere el desarrollo de nuestro día a día.

Para ello, el elemento más aconsejable, práctico y rentable que nos proporcione un aislamiento tanto acústico como térmico en nuestro hogar o centro de trabajo es el corcho proyectado.

El corcho proyectado es un material que gracias a su naturaleza ecológica, impermeable y aislante basada en el corcho en polvo (extraído a partir de los alcornoques), en la celulosa y en una emulsión acrílica (ésta se trata de una resina extraída a partir de polímeros de monómeros, es decir, componentes naturales, lo que le aporta su carácter ecológico) nos ayuda a vivir en un hogar tranquilo sin distracciones ni molestias externas.

Desventajas y consecuencias del ruido

Una exposición continua al ruido es nociva para nuestra salud y para la de nuestros familiares, en especial, la de los más pequeños, ya que son los más vulnerables a los efectos del ruido, produciéndoles insomnio, mal estar general entre otros síntomas. En consecuencia, al no descansar ellos, tampoco lo hacen los padres.

Las viviendas localizadas en un bloque de pisos o en una comunidad de vecinos suelen caracterizarse porque las paredes que forman la vivienda no son del grosor adecuado que dote a nuestro hogar de un determinado aislamiento sonoro, lo que nos puede provocar dolores de cabeza y estrés que pueden afectar de manera negativa a nuestra vida cotidiana.

Ventajas del corcho proyectado como aislante acústico

  • Proporciona una baja conductividad tanto térmica como acústica
  • Suaviza el ruido de impacto de fenómenos meteorológicos externos (como por ejemplo el ruido de la lluvia)

  • Es útil además de necesario en la mayoría de los centros nocturnos dedicados al ocio, beneficiando tanto a los propietarios de los locales como a vecinos

%

Más de ahorro energético

%

Más económico

%

más duradero

años de garantia

¡Solicita un presupuesto!

Consentimiento

6 + 15 =